Una de las preguntas que más recibimos en Clínica Dental Plata es cómo combatir el mal aliento. Según un estudio de Halita, más de un 30 % de la población padece o ha padecido este problema en alguna ocasión. Por lo tanto, acabar con las causas del mal aliento en su origen y diseñar un plan para acabar con él es una necesidad real.

Si has llegado a esta página es muy probable que ahora mismo estés padeciendo este problema y que incluso te esté llegando a causar una situación complicada.

¿Qué es el mal aliento o la halitosis?

 El mal aliento es un problema que consiste en tener un olor desagradable que procede desde tu cavidad oral. Aunque más adelante hablaremos de las causas del mal aliento en general, te podemos adelantar que normalmente se debe a una mala higiene o enfermedades de dientes o encías.

Sin embargo, aunque pienses que esto es algo negativo, nada más lejos de la realidad. ¡La verdad es que son grandes noticias! Una vez encontremos su origen podremos encontrar los remedios para el mal aliento. 

¿Cómo puedes saber que tienes mal aliento?

Aunque parezca extraño, se trata de una de las consultas más buscadas en Google. Durante los últimos años la tendencia no ha parado de subir y por ello queremos ayudarte a identificarlo.

Lo más probable es que si te preguntas si tienes mal aliento sea porque, de hecho, lo tienes. Pero no pasa nada.

A continuación te explicaremos cuáles son las causas de su origen y cómo puedes combatir ese mal aliento. 

¿Cuáles son las causas del mal aliento?

Cuando hablamos de las causas del mal aliento, hay que distinguir entre dos tipos:

  • Tienen su origen en la cavidad oral —están muy relacionadas con una mala higiene dental—.
  • Nacen en cualquier otro punto del cuerpo —muchas veces se deben a enfermedades—.

Es muy importante que comprendas que el 90 % de los casos de mal aliento se origina por causas orales relacionadas con la higiene. Como te decíamos más arriba, esto es una buena noticia, ya que implica que un cambio de hábitos puedes encontrar una solución.

Causas orales del mal aliento

A continuación queremos compartir contigo cuáles son las causas del mal aliento más habituales relacionadas con la parte oral.

  • Acumulación de restos de comida. Cuando no nos cepillamos los dientes después de comer, se acumulan restos en la cavidad oral. Esto conlleva la aparición de bacterias en los dientes, la lengua y la boca que generan este mal aliento.
  • Enfermedades periodontales. La gingivitis y la periodontitis —dos enfermedades muy comunes— pueden causar grandes problemas de mal aliento en las personas, entre otras muchas complicaciones.
  • Abcesos dentales. Consiste en una acumulación de pus debido a una infección. Normalmente se genera por caries, traumatismos o enfermedades periodontales.
  • Como sabes, la caries es una lesión que afecta al diente y que está provocada por la acción de la placa bacteriana. Esa acumulación de bacterias origina el mal olor.
  • Xerostomía. Se trata de una patología que genera escasa salivación y un problema de sequedad en la boca. En este contexto, acostumbra a producirse un crecimiento incontrolado de las bacterias.
  • Cuando la inflamación de la faringe se produce por una infección, aparecerán diversos microorganismos que generarán el problema de halitosis.

Como ves, son muchas y variadas. Si estás padeciendo este problema es muy probable que su origen se encuentre aquí. Trata de identificarlo para buscar la manera más eficiente de ponerle remedio.

Causas extraorales del mal aliento

Como te contábamos más arriba, además de los problemas orales también existen una serie de causas extraorales que generan estos problemas de halitosis.

  • Problemas del tracto digestivo. Una obstrucción intestinal o infecciones estomacales pueden generar este tipo de problemas.
  • Enfermedades sistémicas. La halitosis puede ser una consecuencia de algunas enfermedades como la diabetes mellitus, las enfermedades pulmonares, renales o hepáticas, así como otros problemas gastrointestinales.
  • Infecciones en la zona de la nariz. Tanto la sinusitis como la rinitis pueden derivar en este problema.

¿Cómo puedes quitar el mal aliento?

Si quieres eliminar el mal aliento, lo primero que tienes que identificar es cuál es la causa por la que ha surgido el problema. Por ello, antes de tomar una decisión, siempre te recomendaremos que visites a un dentista para que pueda examinarte y ayudarte.

  • Cepíllate los dientes después de cada comida. Un buen cepillado, el uso de hilo dental y enjuague bucal te ayudará a evitar la mayoría de los problemas.
  • Acude a revisiones periódicas con el dentista. Por lo menos una vez cada seis meses. Él te ayudará a revisar que todo está bien y resolverá cualquier problema de antemano.
  • Ajusta tu dieta. Alimentos ricos en grasas, el café y el alcohol aumentan las posibilidades de sufrir este problema.
  • Tratamiento de cualquier enfermedad dental. Como te hemos contado más arriba, es posible que alguna enfermedad sea la causante del mal aliento. La mejor medida en este caso siempre será tratarla para evitar problemas más graves. 

Con estas medidas podrás anticiparte a cualquier problema que pueda surgir y poner remedio antes de que se vuelva demasiado complicado.

¿Soluciones al mal aliento caseras?

Una sola búsqueda por internet es suficiente para encontrar un listado casi infinito de remedios caseros para quitar el mal aliento. Sin embargo, nosotros tenemos que recomendarte que no los utilices porque no te ayudarán a mejorar la situación.

Como te puedes imaginar, tan solo se trata de una serie de parches que enmascararán el problema durante unas horas o días, pero tras ello volverá a aparecer. Cualquier remedio que se precie es imprescindible que se dirija a la raíz del problema para evitar que vuelva a repetirse. Todo lo demás, carece de sentido.

Por ello si confías en Clínica Dental Plata pondremos a tu disposición a un grupo de expertos y especialistas que te ayudará a encontrar esta raíz, acabarán con ella y te explicarán qué medidas tomar de ahora en adelante para que no vuelva a repetirse.

Desde este enlace puedes reservar una cita con nosotros. Acude a nuestra clínica, cuéntanos tu caso. Te escucharemos y preparemos la mejor estrategia para acabar con el problema